La Ruta del Pescador en Caleta Anahuac

La Ruta del Pescador en Caleta Anahuac

Meyling Tang, periodista Nodo Cocinamar

ruta-del-pescador-caleta-anahuac-credito-meyling-tang-10Dicen que los pescadores saben reinventarse. Un estudio sobre los efectos del terremoto y tsunami de 2010 destacaba la resiliencia de las organizaciones de pescadores artesanales en la costa del Biobío y el Maule, que rápidamente volvieron al mar y a construir sus caletas y sus casas en menos de un año.  Lo mismo ocurrió en Coquimbo en 2015 y también, en un proceso mucho más lento, en el sur de Chile con el megaterremoto de 1960.

De hecho, la Caleta de Anahuac, situada a 5 km de Puerto Montt, nace como la conocemos hoy tras el impacto del tsunami del 60, con apoyo del gobierno mexicano de la época.

Más de cincuenta años después, el Sindicato de la Caleta de Pescadores de Anahuac, ha buscado una forma de diversificar la actividad pesquera artesanal. Para ello la organización dio los primeros pasos en un nuevo desafío en el rubro del turismo en el mes de febrero de 2014.ruta-del-pescador-caleta-anahuac-credito-meyling-tang-23

El sindicato dispuso de dos embarcaciones que fueron obsequiadas por Constantino Kochifas del grupo naviero Skorpios, empresario colaborador de la caleta Anahuac desde sus inicios, las cuales eran utilizadas para realizar turismo en la Laguna San Rafael, Undécima Región. Estas embarcaciones fueron entregadas en buenas condiciones estructurales y con una capacidad de 30 personas cada una. Este 2016, Naviera Skorpios donó otras dos embarcaciones adaptadas para el turismo marinero.

Los pescadores, con la ayuda de una asesoría turística y Sercotec, levantaron una ruta turística llamada “La ruta cultural de la pesca artesanal, Caleta Anahuac”, la cual se enfoca al turismo cultural, rescatando y poniendo en valor la pesca artesanal, el patrimonio cultural, natural, la gastronomía local y su gente.

Esta ruta es una experiencia vivencial, en donde se invita al turista a ser parte por una jornada de la vida de los pescadores artesanales en el mar. Durante la navegación se puede apreciar y valorar las actividades productivas ligadas al mar que ellos desarrollan.

Según explica Juan García, presidente del sindicato de Caleta Anahuac, “en las caletas está la información y podemos garantizar a los turistas una visita que les permitirá conocer de dónde vienen los pescados. Queremos que la gente nos conozca y aprende de nuestra cultura para saber qué es lo que tiene la pesca artesanal que la hace interesante. No hay nadie acá que no se sienta orgulloso de lo que hace y es importante buscar alternativas de diversificación en años que han sido duros para la pesca artesanal”, explica el reconocido dirigente de la Región de Los Lagos.

¿En qué consiste la Ruta de Pescadores de Anahuac?

La ruta consiste en una navegación que se inicia en la caleta Anahuac con destino a la Isla Capera, ubicada al lado sur de la isla Maillen, en el seno de Reloncaví, en la Región de Los Lagos.

El tour tiene una duración total de seis horas y contempla la navegación por el canal Tenglo, la visita al centro de cultivo de mejillón (Mytilus chilensis) perteneciente al sindicato, en donde el turista podrá conocer el proceso de siembra y cosecha de este molusco para luego tomar rumbo hacia la isla Capera, donde se espera al turista con un rico curanto al hoyo, comida típica de la isla, aquí el turista participa del proceso de elaboración de un tradicional curanto junto a las 11 familias que habitan el lugar.

Mientras se cocinan los mariscos y las carnes en las piedras calientes, se realiza, además, un recorrido por la isla, la cual es guiada por un habitante local que relata los hitos históricos relevantes que han construido la identidad de la isla y sus alrededores. Se realizan visitas a puntos de interés cultural del lugar. Al regreso del recorrido, las mujeres exponen para la venta sus productos como: papas, manzanas, ciruelas, huevos y sus artesanías en lana y conchitas del mar. Al retornar se sirve un cóctel abordo.

Otra opción es la ruta del pescador por la bahía de Puerto Montt, que permite conocer la historia de la caleta en un par de horas y navegar por la bahía.

El sindicato de pescadores artesanales de la caleta Anahuac cuenta con 94 socios y tiene por objetivo “generar diversificación productiva del oficio de la pesca utilizando el turismo como rescate del patrimonio cultural y como una nueva fuente de ingreso para el sindicato y sus familias”, añade Juan García.

Es importante destacar que este emprendimiento se convierte en una oportunidad para conocer y apreciar de cerca el trabajo de los pescadores artesanales y su forma de vida, siendo ellos un hito de identidad en la Región de Los Lagos.

Anahuac: Una caleta con casi 90 años de historia

Los orígenes de Caleta Anahuac se remontan a un poblamiento espontáneo de familias que vivían en la Isla Tenglo a comienzos del siglo XX y que instalaron las primeras siete viviendas por 1927 en lo que se denominaba como ‘Población Caleta Chinquihue’.

En la década del 50, antes de la formación de la población Anahuac como asentamiento de pescadores artesanales, el terreno estaba desocupado y sólo habitaban unas cuantas familias a la orilla de la playa, las cuales se dedicaban a la extracción de mariscos y a la pesca artesanal. En aquel tiempo los terrenos eran utilizados como potreros y su dueño era Ricardo Wall.

En el año 60 la caleta se vio afectada por el terremoto de ese año. A consecuencia de este desastre natural se inicia la creación de una nueva población que actualmente lleva el nombre de Anahuac.

El propio presidente de México, Adolfo López Mateos, visitó Chile y recorrió el sur, asolado por el cataclismo y ver el país en el suelo impactó profundamente al gobernante, quien dispuso la implementación de un Plan Chileno Mexicano de Cooperación Fraterna, que aportó fondos para la reconstrucción de numerosas escuelas y hogares que llevaban el nombre de México.

Es así que con aporte significativo de parte de México se realizó la construcción de la población el 8 de agosto de 1961, y el 20 de septiembre de 1962 se inaugura la población Anahuac, que lleva el nombre de una de las mesetas de México en agradecimiento a la donación que realizó dicho país.

Durante las décadas de los 70, 80 y 90 fue donde la población se desarrolló en cuanto a la creación de organizaciones comunitarias; como el comité de pescadores, el comité juvenil, la junta de vecinos Nº 1, un club deportivo y una agrupación de mujeres que vendían productos artesanales.

Es así que, con el paso del tiempo, se fue generando distintas formas de trabajo del pescador artesanal, como en la manera de extracción y el tipo de producto, pasando de la pesca neta de la sierra al del congrio y la merluza del sur. Además, los pescadores artesanales se fueron perfeccionando y modernizando, hasta tal punto que dicha labor ya no es sólo de subsistencia. Hoy en Puerto Montt cuentan con una planta de proceso para trabajar el valor agregado de la pesca artesanal, un puerto pesquero de descarga y una oficina de turismo para atender a los visitantes de la ruta marinera.

 

Cuadro: El potencial del Turismo Marinero para la pesca en Chile

El turismo marinero una experiencia vivencial, donde se invita al turista a estar en contacto directo con las actividades de los pescadores artesanales, el mar y los pescados y mariscos que se extraen.

Las caletas de pescadores que están ubicadas en zonas turísticas están implementando servicios de turismo asociados a las actividades que tradicionalmente desarrollan en el mar junto con ampliar una oferta gastronómica marina. Un ejemplo sucede en la Bahía de Tongoy, Cuarta Región, donde los turistas llegan en bote hasta los cultivos de ostiones y pueden degustar en una plataforma flotando de un buen vino blanco y ostiones frescos con limón.  En la misma región, en la Caleta Punta de Choros, cerca de 60 embarcaciones de pescadores artesanales están habilitadas para realizar turismo hacia la Reserva Marina de Isla Damas donde se puede navegar junto a delfines y visitar pinguineras. Lo mismo sucede en caletas con un eje en el turismo como es el Quisco, en la Quinta Región, que durante la temporada de verano tiene una embarcación habilitada para los turistas que zarpa en las mañanas y vuelve con congrios, entre otras maravillas del mar.

En la Región de Los Lagos, Caleta Anahuac se suma a rutas ya implementadas en Bahía Mansa, Puñihuil y Chepu, por nombrar algunas.

Es importante recordar que salir a pescar es una actividad que realizan en Chile más de 90 mil pescadores artesanales y ahora existe la posibilidad de conocer más de cerca esta experiencia a través del turismo marinero.

 

Compartir

Deja un comentario