Fibra Óptica Austral Tecnología de punta para el desarrollo de la educación y la investigación científica

Fibra Óptica Austral
Tecnología de punta para el desarrollo de la educación y la investigación científica
A finales de 2017 se adjudicó la licitación de la construcción del cableado submarino que llevará la conexión con fibra óptica a través de la Patagonia chilena. En Punta Arenas, instituciones de educación superior como la UMAG se preparan para aprovechar el inmenso potencial que proporcionará la nueva conectividad.


Con el objetivo a largo plazo de conectar a la Antártica con el resto del mundo, de esta forma podríamos definir la inédita apuesta del Estado de Chile a través del proyecto denominado Fibra Óptica Austral (FOA) que conectará las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes.
El proyecto FOA consiste en la construcción un cable de fibra óptica que posteriormente es instalado en el lecho marino por un barco cablero. Este cable troncal submarino parte en la ciudad de Puerto Montt y se extiende hasta Puerto Williams. Además, el proyecto incorpora tres cables de fibra óptica troncal terrestre para conectar las zonas interiores de las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes y la Antártica chilena.
En la Región de Los Lagos las comunas beneficiadas son Puerto Montt, Puerto Varas, Cochamó, Hualaihué, Chaitén, Futaleufú y Palena. En la Región de Aysén los poblados favorecidos son Caleta Tortel, Coyhaique, Río Ibáñez, Chile Chico, Cochrane y Villa O´Higgins. En la Región de Magallanes, la fibra óptica llegará a Punta Arenas, Puerto Natales, Porvenir, Timaukel y Puerto Williams.
Tras un primer llamado a licitación en el año 2016 que finalmente fue declarada desierta, en octubre de 2017 el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones informó que la empresa nacional Compañía Telefónica Regional (CTR) y la empresa china Huawei Marine se adjudicaron la licitación para construir el cable de fibra óptica troncal submarino entre Puerto Montt y Punta Williams, con una propuesta económica que alcanzó los 85 millones de dólares. En tanto, la empresa Conductividad Austral se adjudicó la licitación para construir la infraestructura terrestre en la Región de Magallanes. Sin embargo, la licitación para la conectividad terrestre de fibra óptica en las regiones de Los Lagos y Aysén fue declarada desierta. Situación que será resuelta por la actual administración de Gobierno. La licitación del cable de cobre troncal submarino cuenta con un subsidio del Estado por 100 millones de dólares y el plazo de operación es una concesión a 30 años, al final de este periodo, la infraestructura pasa a propiedad de la empresa que ganó la licitación (CTR y Huawei Marine).
Con la Fibra Óptica Austral se beneficiarán más de 500 mil personas que viven en las regiones de la Patagonia y permitirá conectar con fibra óptica a todo el país por territorio chileno. Este avance permitirá disminuir la brecha digital entre los usuarios de servicios de telecomunicaciones y todas sus aplicaciones en ámbitos como la medicina, servicios turísticos, desarrollo científico, programas educacionales y productividad en general. Se espera que la Fibra Óptica Austral entre en operación a mediados del 2020.
Una de las empresas que pondrán en marcha la Fibra Óptica Austral es CTR. El director de esta empresa de telecomunicaciones, Iván Rodríguez, señaló que están en la etapa de estudio del ecosistema donde va a ser instalada la conectividad. “Todavía hay muchos lugares del país que no tienen fibra óptica, aunque estén al lado de las grandes ciudades, y en la actualidad las personas requieren de conectividad para conectarse con la sociedad del conocimiento. Es una infraestructura básica para el desarrollo de los pueblos”, explicó el director de CTR.
USO APLICADO A LA EDUCACIÓN E INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA
Además de beneficiar a miles de compatriotas, la Fibra Óptica Austral tiene como objetivo conectar a toda la comunidad científica de Magallanes con el resto de Chile y del mundo con una conexión de telecomunicaciones de alta velocidad y sin intermitencias. Y ante este cambio, las instituciones de educación superior de la zona se preparan con anticipación. En este caso, la Universidad de Magallanes (UMAG), organizó en conjunto con la Universidad de Chile y el Gobierno Regional de Magallanes la “Jornada Tecnológica de Magallanes 2017: Nuevas oportunidades de desarrollo abiertas por la red fotónica de la Fibra Óptica Austral”.
En esta Jornada Tecnológica de Magallanes, realizada en diciembre pasado, el rector de la UMAG, Juan Oyarzo, subrayó las potencialidades que la FOA tendrá en la puesta en marcha de los recintos de investigación emblemáticos que se están construyendo en la zona al alero de la UMAG en alianza con otras instituciones, como es el caso del Centro el Antártico Internacional (CAI) y el Centro Asistencial Docente y de Investigación (CADI-UMAG). “Vamos a generar redes de trabajo en distintos ámbitos, en telemedicina, educación, big data, porque va a ser un desafío abordar el nuevo mundo de Magallanes en el escenario de fibra óptica. Sólo el CAI concentrará cerca de 1000 investigadores, entonces qué significa eso, creo que tenemos un trabajo muy interesante por delante en virtud de estos proyectos tan grandes y tan ambiciosos que tenemos con región”, dijo el rector Oyarzo en esa oportunidad.
Para la directora ejecutiva de Red Universitaria Nacional (REUNA), Paola Arellano, la zona austral de Magallanes y de la Antártica “tiene un potencial de desarrollo científico y tecnológico inmenso, pero que ha estado detenido por no contar con las condiciones de conectividad que se necesitan para participar en los grandes proyectos que hoy se están desarrollando, en temas geológicos, de glaciación, de agua e incluso temas espaciales. Entonces, es imprescindible construir esta carretera digital (FOA) para interconectar estos focos de conocimientos y de desarrollo con el resto del país y del mundo”.
REUNA trabaja constantemente en la construcción de infraestructuras digitales para interconectar los centros de educación superior y de investigación a lo largo del país. En ese sentido, Arellano explicó que se está avanzando muy fuerte en el tema, para transformar la actual red de REUNA en una carretera óptica, que irá desde Arica a Puerto Montt. “el objetivo es que una vez que lleguemos a Puerto Montt esta red se conecte con la Fibra Óptica Austral, para interconectar de forma eficiente los centros de investigación australes con el resto del país. Además, tenemos conexiones internacionales, para promover la colaboración de las instituciones académicas y de investigación científica y tecnológica del país con sus pares en el mundo.”, dijo Paola Arellano.
REGRESO DE UMAG A REUNA
La Universidad de Magallanes fue socio fundador de REUNA en los años 90, pero debido a las precarias condiciones tecnológicas de la Región de Magallanes, la universidad con sede en Punta Arenas no podía acceder a los beneficios de la Red Nacional para Investigación y Educación. Sobre este punto, la directora ejecutiva de REUNA destacó que recientemente se acordó el reingreso de la UMAG a esta red. “Firmamos un Memorándum de Entendimiento con la Universidad de Magallanes para trabajar juntos en la interconexión de la UMAG con nuestra red y así fortalecer el desarrollo científico y académico de la zona. En particular, buscamos apoyar los proyectos en que están trabajando actualmente, en temas espaciales y salud, entre otros, y en el área de educación, donde la UMAG está desarrollando programas de doctorado en conjunto con otras instituciones académicas”, explicó Paola Arellano.

Prensa Revista Puerto a Puerto

Compartir

Comentarios cerrados.