Red por manos de mujer

Red por manos de mujer
Red por manos de mujer
Red por manos de mujer
Red por manos de mujer

La “Red por Manos de Mujer”, de Calbuco,  es una asociación constituida por 15 organizaciones  campesinas, que surge el año 2007 “como respuesta a la necesidad de potenciar a nuestra comuna  como  centro productor de hortalizas, potenciar el turismo rural, la gastronomía  y por sobre todo poner en relieve a la mujer campesina en su rol de mamá,  dueña de casa, de papá en muchos casos y por supuesto en el rol productivo. Detrás del trabajo de  estas mujeres hay más de 200 familias” señala Delia Soto, presidenta de la agrupación y una de sus fundadoras.

Si bien formalmente la red se constituye hace aproximadamente 12 años, el trabajo de rescate de las tradiciones productivas  y el patrimonio cultural de la vida en el campo comenzó mucho antes. Convencidas de que es “posible vivir de la tierra”, comenzaron  un trabajo que se aproxima a los 20 años de ardua labor que las ha llevado a ser ampliamente reconocidas por los progresos que han alcanzado juntas. “También buscamos generar una alternativa laboral atractiva para que los jóvenes no tengan que abandonar los campos, creo que en eso hemos avanzado harto, cada vez hay más jóvenes que están emprendiendo en el campo”, señala Delia.

Dentro de la red, convive una diversidad de agrupaciones con el denominador común de estar compuestas casi íntegramente por mujeres, todas de asociaciones que representan la diversidad del mundo rural de la comuna de las aguas azules. A las agrupaciones de hortaliceras se suman mujeres dedicadas al turismo rural, comunidades y asociaciones indígenas, además de quienes se dedican al rubro gastronómico, dando cuenta de la rica diversidad que las nutre y que es un ejemplo de trabajo mancomunado.

Una de las participantes de la red es Iris Quintui una inquieta y vivaz mujer poseedora de 16 invernaderos y una energía admirable; ella  rescata que “estar en la red nos permite buscar espacios en el que vender nuestros productos con más posibilidades que antes, pero además nos permite generar un espacio de encuentro con otras mujeres, nos reímos, compartimos nuestros sueños y nos hace bien para darnos a conocer”. Esta misma opinión es compartida por Eliana Guerrero, mujer que entre las múltiples tareas que tiene  se dedica a preparar deliciosas tortillas, empanadas de manzana y muchas otras exquisiteces de la gastronomía campesina, las que vende en el mercado de Presidente Ibáñez en Puerto Montt los fines de semana,  y en otras ferias de la zona.

Sin duda una de las actividades emblemáticas que viene desarrollando la red para dar a conocer su trabajo es el agro festival, actividad que se realiza durante el verano “y que potencia y nos permite mostrar todo lo que hacemos en turismo, gastronomía y productos de la  tierra y el  mar. Calbuco tiene una riqueza inmensa en productos y paisajes, lo que hacemos tiene un gran significado, queremos generar un sello de identidad local que nos permita diferenciarnos por la calidad de nuestros productos”  señala Delia.

Agrupación de Artesanas del telar  “Vista al mar”

En un hermoso entorno geográfico, entre  empinadas laderas,  desarrollan su laborar las artesanas de la agrupación de tejedoras del telar “Vista al Mar” de caleta Gutiérrez. Las hábiles manos de estas mujeres van produciendo hermosos tejidos en el tradicional sistema del telar, el que según nos cuentan estuvo a punto de desaparecer relegado por las prendas sintéticas. Afortunadamente la confluencia entre la revalorización del trabajo artesanal por parte de los compradores y la labor de rescate de este saber ancestral que realizan en esta agrupación, ha permitido al tejido a telar  escapar de la extinción.

María Angelina Gutiérrez es quien preside este grupo de mujeres que vio en el arte del telar una forma de aportar económicamente a los ingresos del hogar a la vez que se generaban a sí mismas un entorno en el cual compartir “escapar de la rutina, distraerse y reírse al mismo tiempo que trabajábamos” señala. “La idea de agruparnos  comienza a tomar cuerpo hace unos tres años cuando nos juntamos 5 mujeres, no todas tejíamos, pero con el tiempo fuimos aprendiendo de nuestras compañeras”.

 De esta agrupación destacamos a tres de sus participantes, quienes nos entregan sus experiencias y dan a conocer su testimonio como son las Sras, Candelaria Almonacid – Carmen Soto – Rosa Hernández. Estas tres mujeres tienen un pasado diferente, asi como todas las participantes; pero que los asemeja, es el espíritu emprendedor e innovador que hoy están unidas en torno a un telar y la lana.

 “Además de generar una alternativa de desarrollo para nosotras; queremos que esto sea una alternativa de vida para nuestros hijos”  (María Angelina Gutiérrez presidenta “Agrupación de artesanas vista al mar”).

Cooperativa productora de papas nativas  Chilcoop, Isla Lemuy

La unión hace la fuerza nos dice convencida Lorena Pérez, presidenta de la  cooperativa agrícola enfocada en la producción de papas nativas chilotas. Conocedoras de un saber ancestral estas inquietas mujeres vieron en el cultivo del tubérculo una forma de generar ingresos que les permitieran mejorar sus condiciones de vida. “En esta cooperativa somos diez mujeres agricultoras de la isla Lemuy, que cultivamos nuestras papas nativas chilotas con la finalidad de comercializarlas a un precio justo” indica Lorena.

Si bien la organización es novel en cuanto a estructura productiva formal (cuenta con solo tres años desde su creación), el conocimiento sobre el proceso de cultivo de la papa es un saber común ente estas mujeres; “lo primero que hay que hacer es seleccionar una buena semilla, luego se prepara la tierra y solo entonces se puede sembrar” nos señala Roxana Vargas, una de las socias de esta cooperativa.

En su corta vida como cooperativa, esta asociación ya ha logrado algunos hitos importantes, como lo fue el  envió  de cerca de 700 kilos de papas nativas a Rapa Nui y ya se preparan para más despachos al mismo lugar, “para nosotras, que nuestro producto salga de la isla y viaje tan lejos es algo muy inesperado y que nos llena de orgullo, así que ojalá disfruten de este producto cultivado por las manos de las agricultoras chilotas de Lemuy” señala Lorena Pérez

Reconocido como producto agroecológico con importancia patrimonial en el Registro de Variedades del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), las papas chilotas, forman parte de un grupo de alimentos que están acogidos a un plan de apoyo para las organizaciones  campesinas que los producen,  y que tiene por objetivo abrir mercados bajo el concepto de comercio justo, a fin de que todos quienes participan en la cadena productiva reciban réditos acorde al trabajo que realizan; disminuyendo el número de intermediarios y propiciando el contacto directo entre productor y comprador final.

La labor de Chilcoop y su constante búsqueda de nuevos mercados es una muestra más de que el trabajo asociativo es el mecanismo para que la agricultura familiar campesina crezca y se potencie, poniendo en valor los productos y el trabajo de nuestra región.

Las Hualas

Yanina Vargas es la presidenta de la agrupación social y cultural las Hualas, una  asociación compuesta por cerca de 30 mujeres “diversas e inquietas, que tenemos intereses comunes y que vimos la necesidad de organizarnos; esto nació como un subproducto del MUAC (encuentro de Mujeres Arte y Cultura), desarrollado acá en Hornopirén. El encuentro termino un día  sábado y acordamos  juntarnos el lunes siguiente. Luego de eso desarrollamos un taller de teatro y  llegamos a la conclusión de que había varios temas que nos convocaban; buscamos que las mujeres vivan en una sociedad que nos permita ser libres y garantice nuestros derechos a través de la gestión cultural como  instrumento de cambio”.

Enfocadas en generar cambios en las conductas de las personas, hace un año se constituyeron formalmente y han realizado una prolífica cantidad de acciones donde el arte es el instrumento catalizador para producir cambios; “nuestras intervenciones son a través del arte mediante talleres y diversas expresiones culturales. Las mujeres estamos comenzando a levantar la voz de forma organizada” señala Pamela Aillach, una de las fundadoras de las Hualas.

Si bien existe una estructura organizacional funcional a la agrupación, Yanina es clara en señalar que “tratamos de ser lo más horizontales posibles, esa es la forma de generar cambios reales”. Entre las actividades emblemáticas que han desarrollado estuvo la realización, (el 8 de marzo de este año), de la primera marcha para el día internacional de la mujer en la comuna de Hualaihue.

Partimos con una propuesta sencilla pero impactante. Enfrentamos la violencia como principal problemática que afecta a las mujeres. Desde el acoso callejero, a la híper sexualización de la mujer que impone estereotipos que nos impiden desarrollarnos en libertad. (Yanina Vargas, Presidenta de “Las Hualas”)

Recolectoras de Orilla Newen Lafken

Amanece en Maicolpue, una de las localidades costeras de San Juan de la Costa. Este balneario de arenas blancas y amplias playas solaneras, ubicado a 65 kilómetros de la ciudad de Osorno es también el lugar de trabajo de las recolectoras de orilla “Newen Mapu”,  organización constituida casi en su mayoría por mujeres, que encontraron en este oficio ancestral no solo una forma de procurarse ingresos económicos sino también un estilo de vida; a veces duro e ingrato pero tantas otras enriquecedor y reconfortante.

Conocedora de un quehacer ancestral, Juana María Punol,(tesorera de la agrupación), explica que “siempre estuve en esto, desde niña recogíamos piures con mi mama y mi abuela,  sacábamos luche,  lunfo, ulte, cochayuyo, mariscos,  locos o lo que hubiera. En esos tiempos había mucha abundancia” Sin embargo la abundancia de la que nos habla Juana se fue perdiendo producto de la sobreexplotación que en algún momento comenzó a sufrir este rincón del país

 “Esta vida es sacrificada y el que no trabaja no tiene, hay que salir llueva o no llueva y andar arrancando de la ola para que no nos pille el mar” señala Isabel otra de las socias del sindicato de recolectoras Lafken Mapu, quien recuerda que “aunque siempre hicimos esto hubo un tiempo en que no nos dejaban trabajar  porque no estábamos constituidos como sindicato.

La comercialización de sus productos no es menos sacrificada, muy pocas cuentan con locomoción propia por lo que debe a cuestas hasta el bus  que sale a las 6 de la mañana desde este poblado costero y que en una hora los lleva hasta la feria de Rahue en Osorno, donde sin un puesto establecido por no pertenecer a la comuna,  deben apelar a la buena voluntad de los locatarios para conseguir un espacio.

Duwekafe cestería en fibras naturales

En medio de la hermosa ensenada de Chana, localidad perteneciente a la comuna de Chaitén; en plena Patagonia Chilena, tiene su casa y su taller Roxana Tampier Chiguay. Mientras trabaja observa el horizonte más allá de las amarillentas arenas; el monótono sonido del mar dirige la conversación.

Roxana es  originaria de la isla de Alao en el archipiélago de Chiloé; es artesana en fibras vegetales: manila, quiscal, boqui negro y blanco, cortadera, junquillo y ñapu constituyen el espectro  de materiales que pacientemente va tejiendo ayudada de una ajuga especial. Reconoce que su emprendimiento  derivo de un hobby, “nunca fue una decisión ser artesana, fue algo natural comenzó como un hobby para pasar el tiempo, luego las personas empezaron a pedirme mis trabajos; en una ocasión  vino una chica de “Patagonia Verde” preguntado quien realizaba algún trabajo tradicional que se estuviera perdiendo, le conté que hacia cestería. Le dije que hacia canastos, paneras de todo un poco, mi mama y mi hermana son artesanas y yo no soy experta pero algo se, empecé imitándolas. Ellas son mis maestras”.

Roxana define su  cestería como ancestral y dentro de la gama de productos que confecciona “están el yole, un canasto antiguo que se usaba para mariscar y para sacar papas, se usaba como almud también. Hago el valae que es una especie de platón que sirve para limpiar las semillas.

Roxana vende actualmente sus productos  a través de la pyme “Mayorguita la Patagonia” emprendimiento a través del cual se dedican junto a Erick, su compañero de vida, al turismo. “Sin embargo muchas de mis ventas se producen por el boca a boca, ya me conoce mucha gente”.

Instagram: roxi_duwekafe_chana.  Teléfono +56965142866

Casa Pindal (lugar de Colibries)

En medio de un frondoso bosque nativo, en lo alto de un monte de la isla Lemuy, con una privilegiada vista al mar interior del archipiélago de Chiloé y a las cumbres nevadas de la cordillera de los Andes, se encuentra casa Pindal. Sandra Ahumada es el corazón de este emprendimiento que más allá del concepto de Bed and breakfast, incorpora algunos elementos que la hacen única. Todos los espacios de la casa son acogedores, sencillos y cálidos, sin pretensiones pero muy bien pensados para el descanso y la desconexión.

Sandra llego a isla Lemuy hace tres años con el sueño de realizar un cambio radical en su estilo de vida. Originaria de Santiago, junto con su pareja, tomaron la decisión de radicarse en algún lugar de Chiloé e iniciar un emprendimiento relacionado al turismo, en esa búsqueda fue que encontraron este hermoso rincón de la isla Lemuy.

 Sandra nos cuenta que “cuando llegamos acá queríamos generar un proyecto turístico distinto, algo a escala humana, más personalizado y donde además pudiéramos desarrollar el estilo de vida que anhelábamos, vinculado a la tierra y a su temporalidad. Hemos tratado de que quienes visitan la casa se impregnen de esta esencia, pero sin duda el tesoro de este lugar es su bosque”.

Un frondoso bosque siempre verde, de 10 htrs,  de Coihues, Arrayanes, Olivillos, Canelos y un sinfín de helechos y enredaderas. A través de un sendero cuidadosamente diseñado para intervenir mínimamente este valioso ecosistema, se puede llegar a varias estaciones de contemplación y descanso; “sentir el abrazo del bosque” nos señala Sandra.

En la cocina de casa Pindal podemos decir que se encuentra el verdadero sabor del sur. Sandra nos cuenta que muchos de los productos que utiliza son producidos y extraídos de su propio huerto “y lo que no tenemos lo compramos acá, dentro de la misma isla. Buscamos fomentar el desarrollo local mediante el concepto de la economía circular Como base de operaciones para recorrer los múltiples atractivos turísticos que existen en la isla Lemuy casa Pindal cuenta con bicicletas a disposición de los visitantes.

casapindal@gmail.com Camino Pindal Rural s/n Altura 1720 Puqueldón, +56 986371837 +56 993854601

Chaitén Gourmet,

Productos silvestres. Las deliciosas conservas y licores que prepara Deyanira con los frutos silvestres de su tierra natal, no son producto del azar, son el resultado del conocimiento largamente adquirido con los años, y de la dedicación y perseverancia de esta mujer patagónica.

Deyanira Cadagan nos recibe en su amplia cocina ubicada en una de las tantas casas que fueron expropiadas por el gobierno luego de ocurrida la erupción del volcán Chaiten; ella al igual que la mayoría de los Chaiteninos opto por quedarse y continuar con su vida. Una vida en la que ha dedicado mucho esfuerzo y años para hacer crecer su emprendimiento de conservas y licores a base de productos silvestres tradicionales de su territorio.

Si bien cuando comenzó con este emprendimiento, hace unos 20 años, no se llamaba Chaiten Gourmet, la experiencia adquirida se saborea en cada una de sus preparaciones. “Siempre estuvieron en nuestra niñez el maqui, la nalca, el cauchao, el calafate, la grosella. En la casa recolectábamos el maqui para teñir lana y hacer chicha. También hacíamos mermeladas, conservas, y  jugo de maqui o de calafate, así que ahí fui aprendiendo”.

Aunque siempre tuvo la idea de transformar su conocimiento en una fuente de ingresos, fue el nacimiento de su primer hijo lo que la llevo a dar el paso definitivo “yo venía del campo del lado de rio frio así que ahí comencé a elaborar y hacer pruebas, mezclar productos y comencé a vender lentamente. Me di cuenta que esto sí daba resultados así que comencé a tocar puertas para formalizarme”. Señala Deyanira mientras atiza el fuego.

A pesar de las dificultades su perseverancia rindió frutos y de tanto tocar puertas fue conociendo personas que la orientaron para que finalmente pudiese  formalizar su negocio hace unos 4 años. “Uno tiene que creer en sus sueños y yo siempre pensé que mi potencial estaba en esto; hago conservas de las frutas que pille, además de licores y almuerzos; también tengo productos para diabéticos y  cuento con resolución sanitaria” señala Deyanira.

 “Vendo mis productos  en algunas ferias, por recomendaciones y contactos, o puerta a puerta, pero faltan más espacios, me gustaría tener una sala de ventas, ahora estoy en una asesoría técnica de agroecología y quiero incorporar más productos y que se  generara una asociación de productoras. Además estoy probando con la realización de infusiones a partir de yerbas medicinales de la zona”

ddeyanira@gmail.com     +56996786198

Delicias de Fresia, Patagonia

Cuando el año 2005 ocurrió la crisis de la leche, Soraya Álvarez debió tomar una decisión. Convencida de que no quería abandonar el campo, empezó  a buscar una alternativa productiva que le permitiera generar ingresos y mantener su estilo de vida. Después de mucho bregar obtiene la  resolución sanitaria para dar inicio formal a “Delicias de Fresia, Patagonia”.

Al recordar sus inicios Soraya no puede soslayar “la enorme cantidad de burocracia que nos encontramos  para poder iniciar nuestro emprendimiento, pero finalmente con perseverancia lo conseguimos”

La empresa Delicias de Fresia nace hace 9 años a los pies de la Cordillera del Sarao, en el “sector Patagónico de la región de los Lagos” especifica  Soraya y añade que “en un principio nuestra empresa  tenía el objetivo de perpetuar las tradiciones alemanas heredadas de nuestros antepasados, en la elaboración de mermeladas con frutos nativos de la zona, mezclando lo autóctono con tradiciones y conceptos técnicos de procesos más elaborados”.

La calidad de las materias primas con que se elaboran los productos y la pulcritud de sus procesos de elaboración, han granjeado a esta empresa un amplio reconocimiento entre sus clientes. “El preferirnos, nos insta a seguir trabajando profesionalmente con diferenciación, alta calidad, responsabilidad social con nuestros proveedores locales y la necesidad de satisfacer los requerimientos que el mercado culinario nos impone”

Correo de Contacto: deliciasdefresia@gmail.com www.deliciasdefresia.cl  97 7579351 Fresia

Alpacas Tegualda

Si bien Tegualda no se caracteriza por ser una zona turística, para quien este de paso por el lugar no puede dejar pasar la oportunidad de visitar el campo de Bonnie Carryer. Ubicado a un costado del camino real, en este lugar encontraran un hermoso campo donde Bonnie cría sus alpacas. Estás crecen en empastadas protegidas por grandes cortinas de árboles y con vistas el volcán Osorno. Es un placer ver a las crías jugar y correr al sol entre los viejos manzanos.

Bonnie llego a Chile el año 1985 y aunque es socióloga de formación (título obtenido en Francia), descubrió su amor por los tejidos artesanales en uno de los trabajos que realizo en Mozambique. Nos cuenta que mientras se encontraba en ese país “tuvimos que evaluar que tipo de intervención hacer en el lugar y que generara el mayor impacto pasible. Las condiciones de trabajo de la población eran muy rudimentarias y nos dimos cuenta  que había mucha necesidad de ropa simplemente porque era muy cara y además los pocos sastres que habían eran solo hombres que tenían algunas máquinas de coser que habían quedado de la época británica; las mujeres no sabían coser. Fue en ese entonces que aprendí a hilar y coser, había materia prima fácil de obtener, el algodón crudo. Finalmente a través de contactos con la FAO conseguimos armar un taller para que las personas aprendieran a hilar con máquinas muy sencillas”

Cuando Bonnie llego a Chile traía con si el  interés y conocimiento por lo que busco seguir desarrollando su amor por este arte. “En un principio comencé a trabajar con fibras locales pero cuando supe que en el sur de chile había alpacas deseche el trabajo con las ovejas. Fue ahí cuando empecé a comprar alpacas las que traje de Panguipulli y Temuco y empecé a generar mi negocio”. 

Alpacas Tegualda ofrece lanas hiladas y prendas exclusivas hechas a mano, con la calidad que sólo ofrece la lana de alpaca pura: suavidad, calor, durabilidad, y elegancia. Las prendas son de una elegante simplicidad y en su elaboración se aprovechan los colores naturales de las alpacas. “Tenemos varios grupos de mujeres con las que he trabajamos, nos especializamos en realizar un hilado manual, fino y de muy buena calidad. Producimos hilos de buena calidad firme”.

Contacto: Bonni Carryer  9- 7797.8383 ó  9-9871.3150

Rincón Piedra Lobo

María Teresa Vidal,  es oriunda de Santiago llego hace 13 años al sector de Rolecha junto a sus dos hijas su esposo y su mama; “siempre veníamos de paseo y nos gustó tanto que decidimos venirnos a vivir acá” dice con una enorme sonrisa. “Compramos un par de hectáreas y comenzamos cultivándola la tierra, además hicimos un pequeño camping que se llama piedra de lobos”

Si bien María Teresa cuenta con naturalidad su cambio de vida, es indiscutible que la vida es absolutamente distinta; “acá el trabajo es mariscar o la tierra, pero nosotros siempre hemos sido busquillas así que como teníamos un furgón y buscando una fuente de ingresos más allá de lo que hacíamos con nuestro huerto y el camping, empezamos a vender puerta a puerta la repostería que hacía en la casa: empanadas, café, dulces, tortas a pedido y otras entre otras cosas. Como la gente nos empozo a valorar por la calidad de lo que hacíamos, luego de un tiempo teníamos clientela fija y el furgón lo traíamos lleno…”

 El local al cual María hace referencia  está en pleno centro de Hornopirén y lleva por nombre “Cafetería rincón Piedra lobo” nombre que hace referencia al camping que instalaron en Rolecha y que esta, (ya  adivino) frente a una piedra llena de lobos. Caracterizado por su amplia variedad en servicio de repostería, en este café también encontrara exquisitos sándwich y tablas para compartir, “nos caracteriza nuestros  productos caseros” señala María

TapeBee Llanquihue-Chile

“Desde el sur de Chile, nos unimos en una visión común, contribuir para que nuestro país sea un lugar que todos quieran conocer algún día. Por esto, nos sentimos responsables en ser parte de quienes hoy aporten en el cuidado de nuestro medio ambiente”.

Bárbara y Yean Carla son amigas y socias, estas jóvenes profesionales vieron en la utilización de los nobles subproductos de la miel, un espacio de emprendimiento comercial pero por sobre todo de crecimiento personal, convencidas de que su negocio aporta a la salud humana y al mismo tiempo a la salud del planeta al ser una alternativa ecológica y reutilizable.

Estas emprendedoras cuentan que TapaBee nace por el absoluto convencimiento “de que con pequeños cambios de hábitos,  se puede generar una gran diferencia en nuestro entorno” señala Yean Carla y agrega “el principal objetivo de nuestro emprendimiento es generar una alternativa sustentable a los envoltorios desechables y extender la vida útil de tus alimentos promoviendo el consumo responsable y consiente de ellos”.

Elaborado en base a productos 100% naturales como lo son la cera de abeja, resina y jojoba  “este es un envoltorio ecológico reutilizable, lavable y compostable,  siendo de fácil uso y muy amigable con el medio ambiente. Además de sus cualidades antibacterianas obtenidas a partir de la cera de abeja, los envoltorios TapaBee permiten que los alimentos se conserven de mejor manera y por un tiempo más prolongado” nos señala Barbara.

tapabeetecuida@gmail.com     ​ www.tapabee.com